Por qué Dios me castiga tanto?

Me encontré con Sonia, una amiga que no veía hacía más de 2 años.

Ella se había ido de la ciudad, buscando nuevos ingresos al sur de nuestro país, en Caleta Olivia. Más de mil kilómetros de distancia.

Yo terminaba de despachar un paquete, y ella iba a buscar su auto.
Casi a 5 metros de cruzarnos, divisé su rostro. Me paralicé, mi cerebro hizo una señal de alerta, como diciendo: -"La conocés!” Y caí en la cuenta de que era ella.

Nos dimos un abrazo tan grande, que nos dolió.

Lo primero que unos se dice, es: "Cómo estás?, Tanto tiempo!, Contame!". Somos muy expresivos los argentinos y los latinoamericanos en general.

Su historia me conmovió. Comenzó su relato diciendo:



-“Hace un tiempo que estoy muy mal. Volvía a la ciudad. Cerré mi negocio. En Caleta Olivia estaba muy bien económicamente, el negocio prosperó más de lo que hubiera esperado. Fue algo maravilloso.
Hace unos meses, me vine a hacer un control de salud y los médicos me dijeron que tenía cáncer de útero. El Pap, salía grado 5. La vida se me cayó en pedazos, no podía creer lo que me estaba pasando. Y ahí empezó una odisea de ir de médico en médico.

Finalmente, decidí ir a Buenos Aires para un nuevo estudio. No confiaba en lo que me habían dicho. Allá confirmaron que no tenía cáncer, que todo estaba bien. Me desplomé entre la alegría y la desesperación. Pero antes de enterarme de esto, y no teniendo a nadie que atienda mi negocio a tanta distancia, vendí todo.
Ahora estaba sana y sin trabajo. No tengo ganas de nada, no tengo ganas de seguir, estoy mal. Además comencé un juicio por mala praxis desde que me enteré. Pero vos decime Naty, por qué Dios tenía que castigarme tanto con tener que perder un negocio que iba tan bien?. No es justo. No he hecho mal a nadie.”

Para mis adentros pensaba, que Sonia era una mujer súper capaz en todo lo que hacía, la conocía bien. Ella se podía levantar nuevamente como lo había hecho en el pasado. Pero esta vez, estaba muy mal. Entonces le dije:

-“Vos no podes dejar que nada te venza. Vos tenés la capacidad de hacer esto y mucho más, si lo hiciste antes, ahora podes. Si pudiste construir ese negocio, volvé y levantalo de vuelta.
Sonia, vos decís que Dios te castigó con perder el negocio, sin embargo, el no lo vendió. Quien vendiste el negocio y te apresuraste fuiste vos misma. Dios solamente te sacudió un poco, te asustó, y te hizo ver lo sana que estabas para que lo valores. Pero son tus acciones,TUS ACCIONES, no las de Dios.”

La cara comenzó a transformarse, y la sonrisa comenzó a aparecer en su boca. Sus ojos estaban chispeantes, como dándose cuenta de que era la verdad. Con eso descubría que sus fuerzas estaban intactas y que su capacidad no había desaparecido. Y así me dijo:

-Tenés razón Naty, espero hasta fin de año, soluciono las cosas que tengo aca, y te juro que me vuelvo a Caleta Olivia a rehacer mi negocio.

-Claro Sonia, la gente te quiere, te conoce, te eligió, ya sabe quien sos. Por eso te iba bien. Ese era tu lugar. Te lo ganaste.

-Estoy muy contenta de haberte visto, y te repito, voy a volver a rehacer lo que tenía. Esto no me puede vencer a mí. Te espero en casa cuando quieras y tomamos unos mates.

Nos abrazamos nuevamente como unos osos, y nos despedimos con la promesa de volvernos a ver. Sonia se había ido sin lágrimas en los ojos. Se le había dibujado una sonrisa, y la fuerza había vuelto a su cuerpo.

Lo que piensas que Dios hace, muchas veces, fueron decisiones que vos mismo tomaste. No culpes a Dios por cada cosa que te sucede. Examina bien que pasos diste y como los diste. Esa son las lecciones que hay que aprender. Solo estamos aquí para eso, para APRENDER. No desperdicies más de un día en lamentarte. Con un día es suficiente. El responsable de tu vida, solamente sos vos. Recuérdalo cada día de tu vida.

Hasta pronto Amig@s!!

Natalia

6 comentarios:

  1. hola soy Reynier nombre ficticio, esta es mi historia soy testigo de jehova hace mas de 20 anos, desde siemproe he sufrido por un defect que he tenido en mi ojo, bueno me case y tuve hijos, y las reglas de los tj. son extremas, mi hijo mayor ahora nos odia por que por culpa nuesta es timido, no lo dejabamos que mos tubira amigos, ni selebrabamos cumpleaños ni ningna fista tradicional, el asunto es que estamo solos los testigos de nuestra localidad, nunca nos incluyeron, yo no tengo amigos, mi esposa no tiene amigas, mis hijos no tienen amigos, siento que mi vida es ua mierda, desearia no haver sido nunca testigo de jehova, es stos testigos de este lugar son una mafia, solo se juntan grupo, y la mayoria estamos solos, hacesn sus fiestas, y nosotros estamos solos, lo unico que quiero es morir,..............

    ResponderEliminar
  2. me responderas..............sewel964@hotmail.com soy Reynier....

    ResponderEliminar
  3. Hay sucesos en los que no tiene nada que ver las desiciones de uno sino las desiciobes de Dios. Mi hija de 15 anos murió electrocutada en una quinta, era una fiesta infantil en donde fueron invitadas ella y mi hija mayor para llevar a mi nietecito a la merienda de un amiguito. Esa quinta no tenía ni un aviso de peligro....el propietario contrato a un pseudoelectricists wue hizo mal el cableado. Había muchos niños, mamas jovenes, señores y de todo y tuvo que ser mi hija quien perdiera la vida...porqué????
    No lo entiendo!..y yo quedé muerta en vida...era mi pequeña...mi compañera...el amor de mi vida...era buena, noble, inocente, estudiosa, respetuosa y inteligente...toda su formación escolar de 10 y 9....no lo comprendo...no lo entiendo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pasaron largos años desde que escribí este artículo Mar. Y ese señor que llamamos Dios, digita este gran esenario que llamamos vida. Por eso las cosas muchas veces son incomprensibles. Porque son antojos de ese dios cambiarnos el juego de un dia para el otro. Lamento por lo que estás pasando. Un gran abrazo amiga.

      Eliminar
  4. Hay sucesos en los que no tiene nada que ver las desiciones de uno sino las desiciobes de Dios. Mi hija de 15 anos murió electrocutada en una quinta, era una fiesta infantil en donde fueron invitadas ella y mi hija mayor para llevar a mi nietecito a la merienda de un amiguito. Esa quinta no tenía ni un aviso de peligro....el propietario contrato a un pseudoelectricists wue hizo mal el cableado. Había muchos niños, mamas jovenes, señores y de todo y tuvo que ser mi hija quien perdiera la vida...porqué????
    No lo entiendo!..y yo quedé muerta en vida...era mi pequeña...mi compañera...el amor de mi vida...era buena, noble, inocente, estudiosa, respetuosa y inteligente...toda su formación escolar de 10 y 9....no lo comprendo...no lo entiendo!

    ResponderEliminar